La rebaja de la multa aplicada a Julio Ponce Lerou por el caso “Cascadas”, se está transformando en un verdadero escándalo que había pasado inadvertido por el estremecimiento que  provocó en el país lo ocurrido con el adolescente de 16 años, que fue empujado por un carabinero en el Puente Pio Nono.

El Partido Socialista de Chile emitió al respecto una declaración condenando el fallo dividido  de la Corte Suprema que por 3 votos contra 2, rebajó la multa a Julio Ponce Lerou -el ex yerno el dictador Pinochet- a  menos del 5% del monto de la sanción originalmente aplicada por la ex Superintendencia de Valores y Seguros.

Los socialistas señalan  que “esta situación se asemeja a las “clases de ética” a las que fueron condenados los empresarios Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, de la misma cohorte de Ponce Lerou, quienes se rieron del país y sembraron una desconfianza ciudadana generalizada en las instituciones”.

Dicen que “la conducta fraudulenta de Julio Ponce Lerou está acreditada por la misma Corte Suprema, como ideólogo de una estructura de transacciones que tuvo como finalidad su propio beneficio y el de sociedades relacionadas en perjuicio de otros”.

Finalmente llaman a participar en el proceso constituyente, como la oportunidad histórica de cambiar la injusta estructura a que están sometidos chilenos y chilenas.