Ocurrió lo que la derecha ni en sus peores pesadillas podía imaginar. El sacrosanto modelito de las AFP´s finalmente recibió un espolonazo, pero que aún no llega a su línea de flotación. ¿La sorpresa? De los 95 votos a favor de una reforma que autoriza a los afiliados de las AFP a retirar hasta el 10 por ciento de sus fondos previsionales acumulados, 13 pertenecen a Renovación Nacional y a la UDI, provocando con ello el peor desastre de la historia de este gobierno. Es que uno de los pilares del modelo neoliberal, las AFP’s, son tocadas  justamente en un gobierno de derecha  empezando así un  proceso que no se sabe en qué va a terminar, pero que tiene aterrada a la derecha.

Nunca se había visto al gobierno intervenir de la manera que lo hizo antes que se efectuara la votación en la Cámara. Llegaron tres ministros para hacer ofertas de última hora mejorando -en un goteo que parece de nunca acabar- los planes para la clase media que  el Presidente anunció el fin de semana y que, según la oposición, significa endeudar más a los ya endeudados. No convencieron. Tampoco el mismísimo Mandatario que personalmente llamó a más de algún diputado para convencerlo y pedir su voto. Al parecer y por el resultado, tampoco lo consiguió.

Las presiones iban y venían. Si hasta reapareció Pablo Longueira, gremialista histórico y como tal apeló a la memoria de Jaime Guzmán para alinear a la UDI. Tampoco le resultó. Hubo cuatro que se descolgaron. Y ¡cómo si no! Reapareció también el mismísimo creador de la AFP’s, José Piñera, clamando por “no rendirse, nunca, nunca, en lo grande ni en lo pequeño”.

Como anécdota: nunca un diputado llegó a descompensarse producto de esas presiones, según denunció un parlamentario de Renovación Nacional. En pleno debate el diputado Andrés Celis, después de anunciar su apoyo al proyecto sorprendió a sus colegas señalando: “Para terminar, le quiero pedir un favor al Gobierno: está bien que quieran convencer a los parlamentarios, pero llegamos al extremo de que al diputado Christian Moreira lo tuvieron tan presionado, que se descompensó, y en este minuto está en la enfermería del Congreso. Desconozco si lo habrán trasladado a algún centro asistencial, así que al Gobierno le pido prudencia, corazón”, dijo el legislador viñamarino, ante la sorpresa del resto de los parlamentarios.

UDI díscola

El resultado de esta votación, que fue aplaudida por tirios y troyanos en las redes sociales -no hay que olvidar que más del 80 por ciento de chilenos y chilenas apoyan el retiro del 10 por ciento de las AFP’s- tiene su origen en el descontento que se fue acumulando en el seno de Chile Vamos. Particularmente en la UDI, que de distintas maneras, presionó al gobierno por cambios en los planes para ayudar a la clase media.

De hecho, la jefa de la bancada UDI, María José Hoffman había advertido que se les acabó la paciencia con el gobierno. Pero el objeto de la fobia gremialista es en realidad el Ministro del Interior, Gonzalo Blumel, a quien culpan de todos los males últimos del gobierno. En la UDI no se olvidan que Blumel no apoyó con la fuerza que ellos hubieran querido al ex Ministro del Interior, Andrés Chadwick. Tampoco olvidan la relación conflictiva que este tuvo con Marcela Cubillos, que entre paréntesis, luego de la derrota en la Cámara, lanzó un twitter señalando “este es el resultado de enfrentar con populismo, buenismo y sin coraje a la izquierda ideológica. ¿O alguien cree que van solo por el 10%?”.También la UDI culpa a Blumel de lo ocurrido con el ex ministro Sichel y la llegada de otro RN al Ministerio de Desarrollo Social, Cristian Monckeberg, y su escaso apoyo al ex Ministro Secretario General de la Presidencia, Felipe Ward. Y el corolario fue la decisión del Presidente Sebastián Piñera de no vetar el proyecto del límite a la reelección, lo que dejó a más de 90 alcaldes sin poder repostular.

Jacqueline van Rysselberghe, quien el martes calificó de “insuficiente” el plan de apoyo a la clase media que anunció el Presidente Sebastián Piñera, había concedido una entrevista a un diario, criticando directamente al gobierno, al que tildó de débil.

Así las cosas, en un ambiente crispado, lleno de desconfianzas, con fracturas internas importantes en Chile Vamos, se dio el debate en la Cámara de Diputados. Entre medio hubo no una sino varias reuniones con los ministros empeñados en alinear a su conglomerado y lograr el rechazo al proyecto de reforma. La oposición sabía que le faltaban sólo 3 votos.

Aquello de que “la línea de crédito se acabó” anunciado por los parlamentarios de la UDI, que -según trascendió- obligó al ministro Blumel a realizar una autocrítica  respecto de la relación del gobierno con la UDI, se hizo carne horas después, pese a que el Secretario de Estado dijo entender el malestar que había con el gobierno y expresó la disposición del gobierno a escuchar y a tener un “nuevo trato” con la UDI. No fueron 3 votos más. Fueron 13 los que se descolgaron permitiendo un fallo que será histórico. Pero cuyas consecuencias seguirán sorprendiendo.

Por ejemplo, esa misma noche de la votación, cerca de las 21 horas, los diputados de RN Diego Schalper, Diego Paulsen y Leopoldo Pérez anunciaron a través del grupo WhatsApp de la bancada su retiro de la bancada de su partido. “Se hace imposible compartir con personas que no comparten los principios de RN y por ende, los de la bancada”, dijo en el chat el diputado Pérez, quien se abstuvo en la votación. “Se me hace imposible seguir en una bancada donde un grupo permanentemente hace lo que quiere sin al menos conversar o debatir al interior de la bancada, a lo mejor sus legítimas dudas o posiciones, e incluso muchas veces son desafiantes”, agregó el parlamentario por La Florida y Puente Alto. Por su parte, Diego Paulsen, quien votó en contra de legislar la iniciativa, indicó que “estoy en política por convicción y por la defensa de principios claros, los cuales no deben rendirse ante las tentaciones populistas”.

Horas más tarde se sumaron 3 mujeres parlamentarias y aún no se sabe si se van o se quedan en RN, aunque su renuncia es por ahora, sólo a la bancada.

Por lo pronto, el gobierno expresó su molestia por la votación dividida por parte de los legisladores de Chile Vamos suspendiendo la realización del comité político ampliado que todos los lunes los presidentes y jefes de bancada del bloque oficialista tienen con el gobierno. Será hasta nuevo aviso. Por su parte el Mandatario aprovechó la conmemoración del “Día de la Bandera” para llamar a “mejorar la calidad de la política” y actuar con “responsabilidad” a la hora de buscar soluciones. Los destinatarios están a su derecha.

Finalmente, ya pasado el mediodía, los ministros que están en la mira de la UDI hablaron sobre el descalabro que significó el desorden de sus filas. El jefe de gabinete calificó como un “traspié importante del gobierno y de la coalición” lo ocurrido, mientras que el Ministro de Hacienda  insistió en que “la propuesta del gobierno es mejor que el retiro del 10% de la AFP”, tildándola de “populista”.

Su esperanza está puesta en lo que sigue en el Senado. “Este proceso legislativo que se está iniciando (…) es un proceso que toma curso y que esperamos que en el curso de la tramitación de dicho proyecto nosotros podamos convencer  al parlamento y a Chile que la propuesta que ha impulsado el gobierno es mejor y más justa para los trabajadores y la clase media”.

En el interín, comenzó una verdadera campaña del terror, donde el guion es la pérdida de los dineros de los trabajadores afiliados a las AFP’s a raíz de la votación histórica, evidenciando una vez más, la importancia que la derecha le da a lo económico por sobre lo sanitario y lo social.