A raíz de la muerte del joven manifestante Abel Acuña y del “total descontrol de las Fuerzas Especiales” de Carabineros en  las últimas manifestaciones masivas de ciudadanos, la Mesa Ejecutiva del Partido Socialista reiteró la petición de renuncia -formulada hace una semana- del Director General de Carabineros, Mario Rozas.

En su declaración, el PS señala que el fallecimiento del joven se habría debido -de acuerdo  a lo informado por el Colegio Médico- a que “mientras Acuña era atendido por personal del SAMU, Carabineros impidió que se le otorgaran los cuidados necesarios, debiendo retrasarse la reanimación y forzando su evacuación”, agregan que, además, una funcionaria del SAMU resultó herida por balines.

Señalan que esta situación no es un caso aislado y constituye un hecho en extremo grave. “El general Rozas ha perdido el control de la institución que dirige y pareciera que los efectivos de Fuerzas Especiales carecen de un mando que enmarque su actuar dentro de los límites del Estado de Derecho. El general Rozas debe renunciar o ser removido de inmediato, para permitir que asuma en su reemplazo un oficial verdaderamente capacitado para dirigir a Carabineros”.

Asimismo, el Partido Socialista condena “la indolencia del gobierno, principal responsable por la violación de los derechos humanos” e insiste en exigir que “se instruya la prohibición inmediata de uso de balines”.

Expresa también que “resulta paradójico que el mismo día en que se firmó un acuerdo amplio de gran parte de las fuerzas políticas del país, con el objetivo de iniciar un procedimiento democrático hacia una nueva Constitución, el Gobierno no adopte decisiones y no realice acción alguna para restablecer y garantizar el pleno respeto a los derechos humanos. No hay más tiempo ni espacio. El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, debe asumir su responsabilidad y actuar de forma inmediata para evitar nuevas tragedias”.