Si algo ha dejado en evidencia la pandemia de Covid-19, es lo débil del sistema de salud existente en el país. Por ello es que la bancada de los senadores socialistas emitieron una declaración para clarificar su postura ante la inminencia de la votación en la Comisión Mixta del proyecto de Ley de Fármacos 2. Respaldan las normas contenidas en esta iniciativa, especialmente aquellas que buscan regular los precios de los medicamentos y establecer la obligatoriedad de utilizar la Denominación Común Internacional (DCI) para la prescripción de los medicamentos y no su marca comercial.

Señalan además, que es imperativo que Chile cuente con un sistema de salud fuerte y respaldado por el Estado en sus distintos niveles, que garantice una atención de calidad y oportuna a todo quien lo necesite, sin discriminaciones de ningún tipo.

Asimismo, indican que es necesario avanzar hacia la implementación de un seguro de salud universal, que garantice a todos los chilenos y chilenas un acceso expedito a las atenciones médicas, sean básicas o de especialidad, sin que existan limitaciones por tiempo de espera, edad, sexo o preexistencias.

Respecto de la salud privada, señalan  que ésta “no se ajusta bajo ningún aspecto a los parámetros de la seguridad social. Su función, por tanto, debe ser redefinida en el marco de un seguro complementario y voluntario”.

Los senadores socialistas afirman que la atención de Salud Primaria “debe convertirse en un pilar fundamental del sistema sanitario. Para ello es necesario incrementar sus recursos. Desde la Bancada de Senadores PS promovemos un aumento del per cápita en salud -cuyo monto basal en 2020 fue de $ 6.722- a $11.000 para el año 2021”.

Por último, declaran su respaldo total a la idea de establecer la salud como un derecho social. Esta materia debe estar necesariamente presente en la discusión constitucional que se avecina.