Como insuficiente y que no resuelve de buena manera los problemas que aquejan a la actividad pesquera en particular, calificaron los senadores del Partido Socialista el reimpulso que el gobierno le ha dado a un proyecto tendiente a cambiar la denominación del Ministerio de Agricultura, añadiéndole los conceptos de Alimentación y Desarrollo Rural. Afirman que tiene el propósito de trasladar a esa cartera la institucionalidad pesquera radicada actualmente y de manera mayoritaria en la Subsecretaria de Pesca.

Los parlamentarios comparten la posición crítica expresada por pescadores, organizaciones científicas y académicas, así como por comunidades indígenas y los propios funcionarios públicos ligados a esta área,  “respecto de la inconveniencia de traspasar la institucionalidad pesquera al ministerio de Agricultura”, proponiendo iniciar un debate sobre la creación de un Ministerio del Mar.

Dicen que les asiste la convicción de “que Chile necesita un Ministerio del Mar, que se haga cargo de manera eficiente de la multiplicidad de materias vinculadas al extenso territorio marítimo que posee el país.” Y recuerdan que esta  iniciativa -que viene siendo propuesta desde los años 70- fue planteada por  el Presidente Salvador Allende como una necesidad para el país.

Añaden los senadores socialistas que “a pesar de poseer uno de los litorales más extensos del mundo y una superficie marítima cercana a los 3 millones y medio de kilómetros, Chile no cuenta con una institucionalidad pública sólida para abordar los diferentes aspectos relacionados con el mar y la multiplicidad de actividades que en él se ejecutan”. Porque en el mar -dicen-  no sólo se pesca de manera artesanal e industrial. “Se desarrolla también la acuicultura y la miticultura, se practican deportes, se realiza conservación ambiental y turismo, y se ejecuta más del 95 por ciento del transporte de carga hacia y desde destinos internacionales”.

“En el borde costero se desarrollan emprendimientos turísticos e inmobiliarios, realizan actividades ancestrales nuestros pueblos originarios y por el fondo marino se transportan combustibles y redes de comunicación. Actualmente, las actividades pertinentes al medio acuático involucran al menos a 5 ministerios -Economía, Defensa, Relaciones Exteriores, Transporte y Medio Ambiente- que no siempre se coordinan y dialogan entre sí”, finalizan.