Una derrota política de envergadura sufrió el gobierno de Sebastián Piñera cuando, en una maratónica jornada,  parlamentarios y parlamentarias de la Cámara de Diputados aprobaron por 95 votos la idea de legislar la reforma constitucional que autoriza a los afiliados de las AFPs retirar hasta el 10 por ciento de sus fondos previsionales acumulados. Sin duda un hecho impensado para los chilenos y chilenas  que así ven que se da el primer paso para una aspiración de años, cuestión que permitió paradojalmente  la crisis sanitaria que afecta a nuestro país y  la pobre propuesta que ha entregado el Ejecutivo en materia económica para los sectores medios.

A pesar que el Presidente y empresario, Sebastián Piñera, envió un verdadero ejército de ministros al Congreso Nacional para evitar que los diputados de Chile Vamos votaran a favor del retiro de esos fondos, el tiro les salió por la culata. De partida tanto Ignacio Briones, Ministro de Hacienda, como Claudio Alvarado, Ministro Secretario General de la Presidencia, se reunieron en un salón  del Parlamento –denunciado por la diputada del Partido Humanista, Pamela Jiles- contraviniendo la reunión de personas por el distanciamiento físico que recomienda la OMS, no sirvió de nada.

Lo que viene ahora es que la Comisión de Constitución de la Corporación vea en particular el contenido del proyecto y, posteriormente, lo ratifique el Senado de la República.

Esta idea de legislar aprobada significa un traspié de proporciones  para la administración Piñera, a pesar que los medios de comunicación tradicionales y empresariales, como La Tercera, El Mercurio y La Segunda, escribieran sendas editoriales en favor del sistema de las AFPs. Más aún cuando 13 parlamentarios oficialistas votaron a favor de esta reforma. La votación de la Cámara fue 95 votos a favor, 25 en contra y 31 abstenciones.

Finalmente, las diputadas y diputados de la oposición esgrimieron que las propuestas que ha entregado el Gobierno han sido tardías, por goteo y que significan solo un mayor endeudamiento en la clase media. De todas formas, ya se comenta que el comité político está en entredicho, porque fue incapaz de ordenar al oficialismo en el Congreso Nacional.

La primera reacción del ministro Briones ante la votación fue la misma, una reiteración de las cuestionadas iniciativas de la administración Piñera, y como bien dijo un diputado de la UDI, a estos secretarios de Estado les “falta calle”.