“Ellos muestran que tienen mano dura y que están expulsando gente, pero no han expulsado a nadie. Lo que hicieron fue cumplir con las órdenes del Poder Judicial que estaban pendientes de hace años…de años”, señala el Secretario de la Coordinadora de Migrantes en Chile.

Nos atiende en su centro de operaciones ubicado a un costado de la imponente Catedral Metropolitana. Allí opera la Fundación Epicentro destinada a atender las dudas de migrantes que llegan solicitando ayuda. Este abogado, que lleva 23 años radicado en Chile, nos relata cómo visualiza el impacto que tendrán las medidas adoptadas por Sebastián Piñera para enfrentar la migración, que se instaló como un tema de agenda para el nuevo gobierno.

¿Cómo ve usted la medida de expulsar a migrantes del país adoptada por el gobierno de Sebastián Piñera?

Lo ocurrido en relación a las expulsiones obedece a una medida de carácter mediático. El gobierno de Piñera no ha expulsado a nadie. Ellos muestran que tiene mano dura y que están expulsando gente, pero lo que hicieron fue cumplir con las órdenes del Poder Judicial que estaban pendientes de hace años. Se trata de personas que ha sido beneficiada penalmente para dejar de cumplir condena en cárceles chilenas y se los deja en libertad. Pero no en Chile, sino en su propio país. Además, las resoluciones administrativas y de expulsión no las determinó este gobierno. Son anteriores, de la administración de Bachelet y del primer gobierno de Piñera y que no se pudieron aplicar en su momento.

Pareciera ser que el gobierno tiene un pacto con los sectores más conservadores y ultranacionalista del país, donde el discurso anti migrante tiene sentido. José Antonio Kast se reunió en La Moneda con el Subsecretario del Interior Ubilla un par de días antes de la regulación migratoria. Exigió la expulsión de todos los extranjeros que habían ingresado de forma irregular.

Hoy día, si alguien está contento con la migración, ese es el gobierno. Pues le sirve para todo. Para mostrarse altruistamente con algunas medidas de carácter humanitario; o con mano dura, supuestamente ejecutivo porque aplica medidas de expulsión. Los migrantes somos usados políticamente por este gobierno.

El gobierno sabe que depende de la mano de obra migrante para alcanzar sus objetivos económicos y, de hecho, tiene una gran demanda de sectores económicos del país que son poderosos. El comercio y la agricultura que le demandan regularizar a los trabajadores, necesitan que los trabajadores extranjeros estén formalizados. Por eso ambos sectores, demandan al gobierno que haya oportunidades y pidieron aumentar el cupo de trabajadores extranjeros dentro de las unidades productivas. Ellos, los sectores más conservadores del país, son a la vez los sectores que más piden medidas anti–migrantes.

Piñera lo que hace es usar cualquier situación en función de su imagen política como gobernante y si le conviene tomarse la foto con 5 haitianos, se la va a tomar.

¿Qué le parecen las declaraciones en Icare del ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, cuando sostuvo que “hoy, muchos de los problemas sociales que estamos teniendo -como la existencia de campamentos- tienen que ver con los flujos importantes de migrantes…?

Entonces vamos a tener más campamentos, vamos a tener más gente que se atiende en los consultorios, más gente que muere en los hospitales por falta de atención médica, vamos a tener más lucha social porque este sistema y el gobierno es incapaz de atender las necesidades básicas del país. Y el tema de los campamentos quiera o no va a seguir. ¿Cómo resolver el tema de los campamentos? No hay otra forma que con viviendas.

No me preocupan esos dichos, me preocupa que el movimiento se articule y salga a demandar lo que corresponde, la migración es una necesidad y hoy es una realidad. En Chile somos 800 mil extranjeros y en un corto plazo en América Latina habrá 5 millones de desplazados producto de los cambios políticos y sociales ¿Y qué va a hacer el señor Piñera si esto no se puede contener?  

¿Como ve usted la influencia del voto migrante en Chile de cara a una próxima elección?

El voto migrante no va influir en una próxima elección ni en las municipales ni en las presidenciales de una manera distinta que lo ha sido hasta ahora. Porcentualmente no tenemos la capacidad de crecer tanto como para poder influir. Por más que se regularice, no van a alcanzar a tener los 5 años de residencia que se requieren para votar.

Los migrantes son una comunidad muy diversa. Sin embargo, el movimiento se está articulando, tenemos una coordinadora nacional de inmigración y creemos en el empoderamiento de los grupos ultranacionalista que están con la política anti inmigración tiene que tener una respuesta política, esa es mi visión y mi tesis y es la propuesta que llevo a la Segunda Conferencia Nacional de Migrantes que vamos a desarrollar este 29 y 30 de septiembre. Creo que el movimiento migrante debe entender y debe asumir que la lucha contra los movimientos anti-migrantes y contra el fascismo, es una lucha política.  

¿Qué opina sobre la implantación del nuevo cuerpo legal que endurece vía decreto el ingreso a Chile de los migrantes?

En Chile tenemos una legislación y una política basada en un modelo selectivo, que   clasifica a los migrantes en función a los tipos de residencia que se les va a otorgar y las residencias están basadas principalmente en categorías. El profesional tiene una categoría privilegiada. A ellos se los otorga una visa que se llama temporaria. Sin embargo, un trabajador dependiente, que generalmente desarrolla una actividad independiente, queda atado al contrato de trabajo. Se le otorga entonces su residencia que está sujeta al contrato y depende de él. Si se termina, el extranjero deja de tener la residencia. Hay otro tipo de residencia como la de estudiante y tiene que estar inscrito y matriculado en una universidad pues esa visa está pensada para estudios superiores.

La migración no es un derecho, y lo dicen, para validar cualquier tipo de medida restrictiva. Establecen mecanismos de preselección de inmigrantes. Y parten del supuesto de que ellos pueden controlar los flujos migratorios. Y esa, es una realidad cuestionada a nivel mundial. No existe país, ni bloque de países, ni continente que puedan controlar los flujos migratorios. Europa es un fracaso rotundo el sistema de control con toda la Comunidad Europea. Piñera instauró una medida para contener la migración haitiana. Estableció como requisito solicitar una visa temporaria, una visa de turismo en Puerto Príncipe, una medida de contención de orden transitorio. Entonces vemos que la contención surte efecto, pero no se ve lo que genera a la inversa. ¿Qué ocurrió a continuación? el ingreso masivo, de forma irregular y sistemática hasta el día de hoy, de dominicanos.

Hoy tenemos casi la misma cantidad de inmigrantes dominicanos, cubanos y venezolanos y de otros países que han ingresado clandestinamente al país, que lo que se han inscrito en el proceso de regularización.