Los habitantes de La Punilla, cuyas casas están en peligro demolición, alojaron afuera de sus viviendas para evitar que sean demolidas. Desde que se iniciaron las destrucciones el miércoles, los vecinos han estado preocupados de que podrían ser los siguientes. En la noche de ayer, aquellos que van quedando, alojaron afuera de sus viviendas para protegerlas.

Al pacífico lugar, llegó un contingente de Fuerzas Especiales, que entre las montañas y gente campesina, arrieros, área de difícil comunicación y en otras sin ella, el Gobierno de Sebastián Piñera, con la venia  del alcalde de la comuna de San Fabián de Alico, Claudio Almuna, son los responsables de esta situación.

Jornadas de angustia

“Les cuento que acaban de demoler la casa de nosotros. Sólo decirles que no los vamos a  acompañar a ustedes esta tarde allá, nos comprenderán (…) A ver, hoy día creo que desalojaron a don Manuel, obviamente le demolieron su casa, nos demolieron nuestra casa, imagino que la de Iván también…”, es el relato de Miriam Fuentes, una de las vecinas cuya vivienda, el hogar de su pareja e hijo, fue destruida ayer en La Punilla, San Fabián de Alico, Región del Ñuble.

El Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, representado a través del Intendente, Martín Arrau, y el Secretario Regional Ministerial (Seremi) de Obras Públicas, Ignacio Vera Izquierdo, Fuerzas Especiales de Carabineros, son los encargados de garantizar al mandatario que el destructivo proceso termine de realizarse para que la transnacional italiana Astaldi proceda en la construcción del embalse Punilla.

Desde la Municipalidad de San Fabián de Alico, a cargo del alcalde Claudio Almuna, publicaron mediante la red social (Facebook) un video donde su encargado de emergencia (s) y asistente social del departamento de educación, Pablo Carrasco, que el miércoles cuando comenzaron las expropiaciones fueron al lugar para ver las labores efectuadas, manifestó que  “tratamos de tomar contacto con la familia, les ofrecimos el apoyo psicosocial, ya que, íbamos con un sicólogo y un trabajador social al lugar. Vimos y atendimos las necesidades específicas de uno de los niños que está afectado en el territorio por la toma de posesión”. El edil ha trabajado con la empresa y las demás instituciones públicas para realizar el proyecto.

La primera demolición efectuada el martes 20 de noviembre, puso en alerta a los demás habitantes, sin embargo, ayer tres más terminaron en el suelo. Pese a las reiteradas solicitudes de la prensa de ir a las zonas, carabineros les obstruyó el trabajo a los comunicadores, al impedirles el libre tránsito hasta los lugares. Mismo actuar tuvieron con el abogado representante de las familias y el concejal, Carlos Orellana.

“Vengo llegando de la cordillera, segundo día de la destrucción de viviendas y desalojos. La verdad es que hoy día Fuerzas Especiales estuvieron un poquito más incomprensibles. No nos dejaron pasar. Dos piquetes de Carabineros en distintos sectores (…) Además, se hicieron todas las cosas a puertas cerradas”, informó Orellana.

Los vecinos alertan que hay un incumplimiento del Plan de Desarrollo Social, y expresan que no está actualizado y que debido a eso hay familias que tampoco han firmado el acuerdo. Además, arguyen la falta de pago de algunas compensaciones, la precaria entrega de información, certeza y concreción de las nuevas localizaciones.

Las personas forzadas a dejar sus casas, animales y el lugar donde desarrollaban un modelo de vida, contaron con la solidaridad de los vecinos de San Fabián de Alico, los que se congregaron durante la tarde de ayer en la plaza de armas con el objetivo de rechazar las expropiaciones y demoliciones. Una de las asistentes, Marina González, afirmó que “lo único que hicieron fue aplastar al campesino, aplastar al lugareño, que han vivido tantos años en ese terruño. Y que lleguen, los aplasten, no puede ser. ¡¿Dónde están los Derechos Humanos?! ¿Dónde están? Tanto que habla el Gobierno chileno. Habla de los Derechos Humanos, de los derechos de los niños y, sin embargo, pasaron a llevar a familias enteras”.

De ser construido el embalse Punilla, lo ejecutarán en una Reserva Mundial de la Biósfera. Declarada así por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la que con autorización de las instituciones públicas, ya están interviniendo junto con la transnacional Astaldi.

Es conocido por todos que la primera autoridad regional designada por el Presidente Sebastián Piñera, el Intendente Martín Arrau, tiene conflictos de interés con la construcción del embalse Punilla. Antes de llegar al cargo, ejerció como canalista y presidente de la Junta de Vigilancia del río Ñuble. Posee derechos de agua de él, por lo que, recibirá beneficios.