Su voluntad, por sobre toda otra consideración, de articularse, unirse y  organizarse para “respaldar las reivindicaciones que el pueblo chileno ha exigido en las calles en las últimas semanas”, plantearon al presidente Sebastián Piñera, las más importantes organizaciones de trabajadores del país, solicitando una respuesta en cinco días a los cambios profundos constitucionales y democráticos que los chilenos y chilenas están pidiendo.

Exigen que retire del Congreso los proyectos de ley como la reforma tributaria, modernización de la Dirección del Trabajo y reforma previsional que merecen -dicen- un mayor debate democrático con las organizaciones sociales y sindicales como protagonistas.

Lo principal es la reivindicación de la necesidad de una nueva Constitución a través de una Asamblea Constituyente, porque “no queremos que el Congreso actual redacte el texto constitucional”, sino que sea el pueblo chileno el responsable de las decisiones sobre su destino. Se suman, además, “juicio y castigo a los violadores de los derechos humanos; salario mínimo de 500 mil pesos ; reconocimiento pleno de libertad sindical; pensión mínima equivalente al salario mínimo; derecho al transporte público; reducción de la jornada de trabajo; ´protección de los derechos sociales de educación, salud, vivienda; canasta de servicios básicos protegidos”.

Firman la carta en viada al Mandatario la Coordinadora Nacional de “No más AFP”; Central Unitaria de Trabajadores; Unión Portuaria de Chile; Unión de Sindicatos de la Minería; Sindicatos Interempresa Nación al de Trabajadores de la Construcción y Montaje Industrial; Colegio de Profesores, ANEF; Consejo Nacional de Asistentes de la Educación de Chile; Coordinadora Nacional de Sindicatos de Comercio y Servicios Financieros.