Luego de una consulta a sus bases y ante la compleja situación que está viviendo el sector de la Salud respecto al presupuesto del año 2021 como el trato usuario; las metas sanitarias; el bono covid y la Ley de alivio la Confederación Nacional de Funcionarios y funcionarias de la Salud Municipal, decidió convocar a un paro nacional de sus actividades para los días 12 y 13 de noviembre de 2020.

En un comunicado, el Directorio Nacional de la organización explica que el exiguo aumento de $162 por persona para la atención primaria de salud y el incumplimiento de compromisos por parte del ministro Enrique París, son algunas de las razones por la cual se ha tomado la determinación de parar sus actividades en todo el país.

Respecto al presupuesto del año 2021, los miembros del Directorio Nacional de la CONFUSAM calificaron como un “verdadero castigo (contra)  la Atención Primaria y sus trabajadores”. La cifra entregada por el gobierno representa un incremento de 1.3 por ciento, monto que según señalan, “no contempla recursos adicionales para continuar la lucha contra la pandemia”.

Frente a este escenario, la presidenta del gremio, Gabriela Flores, enfatizó en la idea que se está “configurando una situación extremadamente compleja, ya que por una parte el gobierno nos entrega estas cifras que son realmente inaceptables, y por otra, el ministro París desconoce acuerdos contraídos con las y los trabajadores, que de no tener solución, afectaría gravemente los salarios de quienes han dado incluso la vida para contener esta pandemia y no lo vamos a aceptar”.

“Tenemos compañeros que han perdido la vida en un contexto donde se han cometido muchos errores en la gestión, donde ha habido tozudez y sordera de parte de la autoridad. No obstante, nadie ha abandonado su puesto de trabajo por miedo o cansancio, y qué respuestas nos dan, un presupuesto que resulta ser un verdadero balazo en los pies para la Atención Primaria y un castigo que afecta severamente nuestros salarios”, declaró la dirigenta.