Mas que una cuenta, fue una despedida. Y, fue más bien una expresión de deseos que de realizaciones. Poco o nada sobre el legado que la derecha tanto buscó para dejarle como sector al país. Y aunque le quedan pocos meses de sus cuatro años de gobierno, igual  anunció una “carta de navegación” enfocada en cómo pasar la pandemia; la ampliación de la Red de Protección Social y apoyo a pymes; la reactivación económica, el orden público y el proceso constituyente.

La inexistencia de un legado fue recogido por la oposición. La candidata socialista Paula Narváez, declaró que la cuenta evidencia que el gobierno no cumplió su promesa de “los tiempos mejores. Su legado es la desconexión total con la realidad”. Su cuenta pública -dijo- no muestra avances ni transformaciones que le den dignidad a las familias. “Su gestión de la pandemia no entrega seguridad a millones de hogares. Para contar con más recursos y ayudar con criterio de suficiencia, debió comprometerse con Royalty Minero e Impuesto a súper ricos. La Cuenta Pública 2021 es un mensaje con muchos lamentos y pocos avances”. Y cerró señalando que se trataba de “un intento de reescribir la historia más que una autocrítica ante el país. Esta cuenta pública da cierre al peor gobierno desde el retorno a la democracia. Llegó la hora del futuro, del Chile nuevo que ya emergió a pesar de la derecha”, concluyó.

El Presidente del partido Socialista, Álvaro Elizalde declaró: “Lo que vimos fue un discurso falto de contenido, un discurso vacío. Hemos criticado en el pasado que el Presidente llega tarde y mal. La verdad es que hoy el presidente desaprovechó una oportunidad y ni siquiera llegó. No hay anuncios relevantes y eso es expresión de que este gobierno se acabó hace mucho tiempo”, dijo el senador PS.

Carmen Frei, presidenta interina de la DC dijo por su parte: “Como era de esperar, el Presidente intentó hacernos creer que estamos en presencia de un gobierno exitoso, cuando se sabe que es el peor desde el retorno a la democracia”.

Yasna Provoste señaló que “más allá de pedir perdón por el mal manejo de la pandemia, Piñera no dijo ni hizo aporte sobre cómo se mejoran las ayudas a la ciudadanía” y cuestionó la reforma a Fonasa que propuso el Mandatario:: “Este proyecto no es otra cosa que la privatización del Fondo Nacional de Salud” .

El candidato del Partido Comunista, Daniel Jadue escribió: “Pdte. Piñera no sale de su burbuja y anuncia lo que jamás cumplirá. Nunca vi una cuenta pública tan pobre y alejada de los dolores de la ciudadanía. Sin duda en la próxima estaremos contándole al país el avance de la inmobiliaria, farmacia y óptica popular!!

Heraldo Muñoz por su parte señaló: “Una vez más el Presidente de la República nos defraudó en su Cuenta Pública 2021; me pareció a ratos que estábamos escuchando una realidad paralela, con muchos programas y escasos avances”.

Y el también candidato, del Frente amplio, Gabriel Boric, señaló que habría dos buenas noticias: “1-. Que dejará de frenar el matrimonio igualitario y le pondrá urgencia, espero sin letra chica. 2-. Que esta fue, por fin, su última cuenta pública”.

Y otro candidato presidencial, Carlos Maldonado del PR: “Más ruido que nueces. Ya estamos acostumbrados a que Piñera prometa más de lo que cumple, como ocurrió con los tiempos mejores, y el combate a la delincuencia, que resultaron frases vacías. En la cuenta de hoy, una cuenta pobre, propia de un gobierno que va de salida, y que mal lidera a un sector cultural y políticamente derrotado. Aún así, nos parece valorable el anuncio de matrimonio igualitario, y nos parece correcto, aunque tardío, lo del ministerio de seguridad. Como en todo, habrá que esperar la letra chica para ver si realmente son buenos proyectos o sólo fuegos artificiales”.

La sorpresa para la derecha

Quizás lo más llamativo fue la gran sorpresa -y la molestia- que se llevaron algunos de sus partidarios cuando dijo: “Pienso que ha llegado el tiempo de garantizar esa libertad a todas las personas, ha llegado el tiempo del matrimonio igualitario, por esta razón que pondremos urgencia al proyecto de ley que lleva años en el Congreso”, un proyecto presentado el año 2017 por la Presidenta Michelle Bachelet. Habrá que esperar para ver cómo votará Chile Vamos cuando se discuta el punto.

Por ahora, hay una división imposible de ocultar en las filas oficialistas. De hecho, el parlamentario derechista Álvaro Carter, que es favorable al matrimonio igualitario, señaló que una vez más el Mandatario no lo había conversado con nadie y lo había decidido solo.

 El senador de Renovación Nacional Francisco Chahuán afirmó que “ese es un tema que sorprendió, que no había sido conversado con el Gobierno”. Añadió que “yo soy partidario de que un matrimonio es una institución entre un hombre y una mujer”, y de paso aseguró que para aprobar una iniciativa de este tipo “hoy día los votos no están en el oficialismo. Habrá que esperar y ver cómo viene el texto del proyecto”.

El senador UDI Juan Antonio Coloma sostuvo por su parte que “con la misma fuerza que he defendido al Gobierno en muchos momentos difíciles, creo en los trabajos en equipos y a mí no me gusta verme sorprendido en temas largamente discutidos, donde es legítimo tener posiciones diferentes, pero cuando uno es coalición, uno tiene un programa de Gobierno y uno trata de hacer las cosas de forma conjunta, no me parece que esta sea la fórmula de poder relacionarse”.

Más molestos se mostraron quienes forman parte de la denominada bancada evangélica en la derecha. Leonidas Romero, diputado por el distrito 20 declaró que lamentaba “tener que escuchar a quien traicionó al mundo cristiano, principalmente a los Evangélicos que lo respaldamos con nuestro voto. El mal menor, resultó ser el mal mucho mayor, cada día peor”. Añadió que “Piñera sigue bailando el ritmo que le toca la oposición, me arrepiento enormemente haber apoyado este personaje. No entiende que jamás la izquierda le reconocerá absolutamente nada, estamos cada día peor”.

La diputada, también de RN Francesa Muñoz, anunció que “los cristianos no vamos a tranzar. Chile no está pidiendo matrimonio igualitario, es un grave error”. A su juicio, el “matrimonio es entre un hombre y una mujer. Los chilenos se aburrieron de los abusos de los grandes poderes económicos. Por favor prioricemos a la gente que tanto lo necesita”. Y por último, se sumó Iván Moreira, quien dijo que el Presidente tiene “prioridad para matrimonio gay, anunciar la agenda de la izquierda… hay recursos para la fiscalía de DDHH, para el INDH y para la defensoría, pero no hay ninguna noticia relevante para la postergada clase media. Insólito e injusto”.  Agregó que los anuncios son “la política del sálvese quien pueda, empezando por la Moneda. Me quedo con el matrimonio entre un hombre y una mujer construyendo familia”.

Quienes se mostraron a favor del anuncio presidencial fueron los parlamentarios de Evópoli. El diputado Francisco Undurraga destacó el anuncio sobre matrimonio igualitario: “Es un paso adelante. Y ojalá podamos, como sociedad, ser tan maduros como para abrazar un matrimonio con adopción”