Desde 1981 se conmemora, en todo el mundo, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres. Chile exhibe el triste récord que, en una década, han sido violentadas y asesinadas 633 mujeres. Cada 25 de noviembre, millones de mujeres recuerdan con dolor a las víctimas de femicidios y visibilizan otras múltiples manifestaciones de la violencia.

Este 25 de noviembre, en La Alameda (Región Metropolitana) marcharon más de 5 mil mujeres para recordar que la violencia machista y el patriarcado no dan tregua, ni siquiera en medio de la pandemia que azota a todo el mundo y, también, en nuestro país. En muchas regiones se replicaron diversas acciones públicas.

Centenares de colectivos feministas rindieron un sentido y objetivo homenaje a esas mujeres que no contaron con auxilio alguno, dejando al descubierto las falencias del aparato del Estado en materia de protección de la vida de las mujeres y disidencias. Bajo la administración Piñera, con tres Ministras a cargo del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, su aporte para impedir los femicidios, han sido nulos. Es más: la cartera ha sufrido constantes recortes presupuestarios en distintos programas que irían en beneficio de las mujeres en Chile.

De todo ello se recordó este 25 de Noviembre, que tuvo como corolario la perfomance de LasTesis en la Plaza de la Dignidad. Allí, a eso de las 21:00 horas, unas mil mujeres entonaron “El violador eres tú”, y de paso exigieron que se fueran “los machitos” de una actividad que debería solo congregar a las mujeres y a las disidencias sexuales.

Fue toda una faena realizar y convocar a las miles de mujeres que marcharon por la grandes Alamedas en tiempos de pandemia, pero todas ellas, rigurosas y responsables, usaron mascarillas e intentaron guardar la distancia física en una fecha que los movimientos feministas y mujeres organizadas no dejarán de conmemorar.

Esta publicación es parte del trabajo colaborativo entre Página19 y FESminismos – El Futuro es Feminista, plataforma de todos los feminismos desde la Fundación Friedrich Ebert (FES) en América Latina y El Caribe.