El Presidente Sebastián Piñera mencionó en su cuenta Pública a los colegios profesionales, donde la mayoría de ellos están afiliados a la Federación de Colegios Profesionales Universitarios de Chile. Queremos aclarar que nosotros, como Federación, ninguno de nuestros asociados fuimos considerados formalmente en ningún tipo de mesa que pudiese tomar decisiones, ni para resolver las demandas presentadas por la ciudadanía a partir del 18 de octubre del año pasado, ni para contribuir a paliar los estragos que ha provocado la pandemia por COVID 19.

Otro hubiese sido el destino del país, si se hubiesen aceptado nuestras propuestas de diálogo con la ciudadanía, otro hubiese sido el destino del país si se hubiese abordado la pandemia con un enfoque biopsicosocial interdisciplinario y participativo desde y en los territorios desde el principio.

En la Cuenta Pública 2020 aparecen los Colegios Profesionales, pero nunca se nos consideró. 

Hemos sido correctos, propositivos, amables, democráticos y conciliadores, porque somos diversos, pero no aceptaremos que se hable de nosotros si no hemos sido parte del diagnóstico, ni del diseño y menos de la forma de implementación de las políticas.

Así, por ejemplo: la campaña de lavado de manos no incorporó al Colegio de Enfermeras; el plan #SaludableMente no incorporó al Colegio de Psicólogos; y
en las propuestas para solucionar los problemas económicos de la clase media no consideró al Colegio de Contadores.

La Política Nacional de Parques Urbanos no reunió al Colegio de Ingenieros Forestales ni al Colegio de Arquitectos y el Plan Elige Vivir Sano no incorporó a Colegio de Nutricionistas.

Durante los meses pasados se suspendió la atención en temas de salud sexual y reproductiva y no se consultó al Colegio de Matronas.
Nunca hubo una política que potenciara la lectura durante la pandemia, cuestión que puso en la mesa el Colegio de Bibliotecarios.

Y así podríamos dar miles de ejemplos, pero lo más grave es que no se consideró ni se considera la interdisciplina como un elemento central para enfrentar los problemas país.

En el caso del COVID se optó por un enfoque economicista y mercantilizado, olvidando que los seres humanos somos complejos y que nuestra salud tiene elementos biopsicosociales.

La fractura socio territorial, económica y política en la sociedad chilena es profunda, se ha instalado en nuestro país una preocupante cultura de la mentira y la violencia, donde prima la intolerancia, la represión y la negación del otro como legítimo otro en la diferencia.

Hacemos un llamado al Presidente Piñera y a todo su gabinete a buscar soluciones pacíficas por medio del diálogo con el otro que piensa distinto, seguir escuchando a quienes piensan igual solo agudiza la fractura, sino que llevará al país a una ruptura imposible de contener.

Como Federación de Colegios Profesionales somos diversos en disciplinas y pensamiento político, por eso sabemos que es posible avanzar buscando acuerdos.
Llamamos al gobierno y a la ciudadanía, también, a facilitar las condiciones y a participar en el plebiscito de este próximo 25 de octubre, único espacio que permitirá una salida democrática a esta situación de aguda crisis.