Con una baja participación ciudadana, falta de información y promoción del sentido que significaba elegir, en primarias, a gobernadores y gobernadoras en todo el país. Todos los dardos fueron dirigidos a la administración Piñera que fue acusada de no hacer lo suficiente para informar a la ciudadanía para participar de este proceso eleccionario.

También hubo una crítica a la dirigencia de los partidos políticos que no hicieron todo lo necesario para convocar a sus militantes y simpatizantes para que acudieran a las urnas.

Página 19 recorrió 8 centros de votación y la soledad reinaba en el lugar.

Más allá de todo, estas primeras primarias reflejan una lección que aprender para futuros procesos electorales y corregir la ausencia ciudadana.

Por otra parte, en ningún caso se puede comparar con las primarias de alcaldes de 2016, donde votó un 5 por ciento del padrón electoral y menos con el plebiscito del 25 de octubre de 2020. Son, sin lugar a dudas, experiencias y momentos políticos distintos.

Claudio Orrego, ex intendente, ministro y candidato presidencial, el más joven de los 3 candidatos del pacto de la Unidad Constituyente, obtuvo  el triunfo para representar a la centroizquierda en la próxima elección de gobernadores. Lo anterior, hace un influjo relevante para el partido de la flecha roja ya que en las últimas elecciones había bajado mucho en las preferencias electorales.

Mientras tanto, Karina Oliva, del partido Comunes, ganó las primarias frente al candidato de Revolución Democrática y la candidata del Partido Liberal.

En regiones, aún se están contabilizando loas votos.

Así, la oposición llegará dividida en las elecciones de gobernadores, de abril de 2021, enfrentados a un candidato único de la derecha.

Fotoreportaje de Patricio Muñoz Moreno