Los presidentes de los partidos de la Convergencia Progresista, Heraldo Muñoz (PPD), Carlos Maldonado (PR) y Álvaro Elizalde (PS) interpelaron al Gobierno que deje de “improvisar con anuncios como la entrega de 2.5 millones de cajas de alimentos a comunas vulnerables, sin la debida planificación logística, creando demoras en la concreción de esta ayuda y con declaraciones confusas sobre quiénes serán los destinatarios de esta ayuda de emergencia. Creemos que en el Gobierno primó el ansia de mostrar un logro comunicacional, por encima de una solución eficiente que permitiera ir en auxilio de las familias más necesitadas en cuarentena”.

Agregan que la alimentación no es un bien cualquiera, sino que es el piso para la vida humana. Más aún, opinan que la vida en sociedad se basa en que hay mínimos requerimientos de subsistencia que deben estar cubiertos. “Sin eso, empiezan a aflorar conflictos difíciles de controlar, como los que se vivieron en las comunas de El Bosque, La Pintana y Carrillos, tras el anuncio de las cajas y la exigencia de los vecinos por recibirlas. Hoy hay miedo al hambre en nuestro país”.

Los dirigentes de oposición sostienen que el Estado debe acudir cuanto antes a resolver esos requerimientos básicos, eligiendo las vías más eficientes, y no generando expectativas como lo que se vio la semana pasada con la cadena nacional del Presidente de la República.

“Chile tiene un prestigio internacional bien ganado en la lucha contra la pobreza. Parte de ello se basa en una focalización adecuada de los recursos, y un sistema de protección social que permite identificar a las personas más vulnerables. Dicho sistema se ha utilizado durante diversos gobiernos para ayudar a las personas, con bonos por ejemplo. El gobierno prefirió un artefacto comunicacional, en vez de utilizar la institucionalidad ya conocida, que incluye los municipios y otras instituciones que atienden a los chilenos y chilenas más necesitados”, subrayan.

Al mismo tiempo, hacen un llamado a Piñera a corregir cuanto antes los errores y a preferir otro camino. Añaden que existen dos alternativas posibles que se pueden explorar. “La primera es transferir fondos adicionales directamente a las familias de las personas vulnerables en cuarentena, para que no tengan que salir a buscar su sustento diario, violando el confinamiento. Una segunda alternativa es un programa de vales de alimentos o “food stamps”, consistente en transferencias electrónicas a beneficiarios de bajos ingresos, o sin ingresos, de montos que se depositan en tarjetas de los beneficiarios, para adquirir alimentos en supermercados y almacenes participantes del programa”.

Y concluyen señalando que el camino elegido por el Gobierno, además de ser confuso e ineficiente, “termina impulsando la concentración del mercado de la alimentación. Esperamos que el Gobierno enmiende sus decisiones en favor de la gente que necesita urgentemente alimentos en la emergencia”.

Fundación Santiago Nuestro

Desde la sociedad civil, la “Fundación Santiago Nuestro y Ciudadano” también rechazó la acción propagandística de autoridades de gobierno en la entrega de ayuda.

“Ante las distintas cifras entregadas por el Presidente Piñera y el Intendente de la Región Metropolitana Felipe Guevara sobre la cobertura real que tendrá la entrega de alimentos por parte del gobierno, la Fundación Santiago Nuestro hace un llamado a la seriedad y a la transparencia. Hoy vemos a muchas familias entusiasmadas porque les llegará esta ayuda, pero por la confusión de las vocerías de las distintas autoridades no tienen claro si serán o no beneficiadas”, opina Ismael Calderón, Presidente de la Fundación Santiago Nuestro Ciudadano.

Y agrega que hoy se está viendo que esta acción solidaria “se transformó en un verdadero show y creemos que el camino no ha sido el más adecuado, pues se debió haber considerado una alianza con locales barriales para la entrega de la ayuda a los vecinos. Habría sido más eficiente y esto acompañado de una renta básica de emergencia sin agorismos y burocracia. Le daría más tranquilidad a las millones de personas que necesitan ayuda en esta pandemia social y sanitaria”. Concluyó Calderón.