La bancada de diputados y diputadas del PPD espera que en la cuenta pública que entregará el Presidenteel viernes 31 de julio ante el Congreso de la República, la reforma previsional que Chile necesita con urgencia tenga un lugar de primera importancia, al tiempo que esperan un pronunciamiento sobre la dirección de la última etapa de esta administración, que comenzó con un cambio de gabinete que dejó muchas dudas en la oposición.

“Espero un tono de humildad y autocrítica por parte del Presidente Piñera en su Cuenta Pública, de cómo ha conducido este gobierno la pandemia y sus efectos económicos y sociales. Si tiene un 12% de respaldo ciudadano en las encuestas no es porque lo haya hecho bien, o haya llegado con apoyo económico y social en forma contundente y oportuna para la clase media y sectores vulnerables”, indicó el Jefe de la Bancada Raúl Soto.

El parlamentario añadió que es necesario centrar la agenda legislativa en una reforma de pensiones de verdad, profunda, estructural, que termine con el sistema injusto de AFP, y dé paso a un sistema mixto, con un rol protagónico del Estado bajo un principio de solidaridad y que garantice pensiones dignas para todos”.

Al mismo tiempo, -agregó el diputado Soto- debe hacer una aclaración respecto a cómo va a enfrentar los desafíos del futuro, ya que con el cambio de gabinete parece que en lugar de buscar sintonizar con las demandas del país o tender puentes con la oposición y el Congreso, existe un verdadero atrincheramiento político e ideológico con sus hombres más duros para tratar de salvar la casa, y salvar los muebles”.

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara, Rodrigo González, indicó que “hoy Chile requiere un pacto social para la salida de la pandemia y la reactivación económica, el cual debe incluir una reforma profunda del injusto sistema de pensiones actual. Emplazamos al Presidente Piñera a dialogar de verdad, a invitar a todos los actores ciudadanos relevantes y a la oposición para enfrentar una salida a la crisis profunda en que está sumido el país”.

En tanto, el Presidente de la Comisión de Salud, Ricardo Celis, manifestó que “de todas maneras el presidente Piñera debe hacer un mea culpa por los resultados sanitarios de la pandemia. Si bien es cierto fue un acierto el control ministerial de las camas complejas y ventiladores mecánicos, los resultados en incidencia acumulada y en mortalidad por coronavirus dejan a Chile en los primeros lugares del mundo en afectación por la pandemia. Aquí ha habido responsabilidad en el Gobierno, por el modo en que ha gestionado la crisis sanitaria, la que además ha tenido una lenta respuesta en lo social y económico.   Espero que no dé más pasos en falso, pues eso tiene como resultado más enfermos y lamentablemente más muertes”.

Finalmente, el diputado y miembro de la Comisión de Trabajo, Tucapel Jiménez, recalcó que “mis expectativas es que el Presidente, a poco tiempo de terminar con su mandato, se conecte con el sentir ciudadano, y se haga eco de dos profundos cambios que la ciudadanía está pidiendo a gritos: reformar el sistema de salud y el de pensiones. Como oposición se le presentó una propuesta al gobierno, donde el sistema de pensiones sea un sistema de seguridad social, permitiendo al Estado hacerse cargo de los ahorros previsionales de los chilenos, y terminar con el hecho de que empresas privadas tomen los recursos de todos los trabajadores”.