En el marco del 25 de Noviembre, Día Internacional por la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, la alcaldesa de Santiago Irací Hassler, anunció la Ordenanza Municipal contra el Acoso Callejero.

Reunida con organizaciones de mujeres, feministas y de la diversidad en un acto público en el centro de la ciudad, en el que estuvieron presentes también las senadoras electas Fabiola Campillay y Claudia Pascual y la diputada electa, Emilia Schneider, la alcaldesa lanzó la iniciativa denominada “Santiago libre de acoso” que apunta a “avanzar en la construcción de espacios seguros, libres de acoso y de cualquier manifestación ofensiva” y que tiene “como elementos centrales la prevención, educación y derechos de mujeres y diversidades».

La autoridad explicó que el municipio inició un proceso participativo por medio de una encuesta de opinión sobre la Ordenanza contra el Acoso Callejero y Manifestaciones Ofensivas que se encuentra disponible en línea, “donde pueden entrar todas, todos y todes. Les invitamos a que sean parte en munistgo.cl para responder cuáles son los elementos más importantes para poder enfrentar el acoso que vivimos en barrios y calles».

El sitio web del municipio informa que la ordenanza prohíbe el acoso sexual y las manifestaciones ofensivas en espacios públicos o de libre circulación en Santiago y quienes la infrinjan serán sancionados con una multa de 5 UTM. Añade que el objetivo es proteger a las personas y prevenir el acoso sexual en la comuna a través de acciones que busquen educar, sensibilizar y capacitar a vecinas y vecinos, funcionarios y funcionarias municipales, Carabineros y PDI.

No dejemos pasar discursos de odio

Durante la actividad, Irací Hassler se refirió a los dichos misóginos del recién elegido diputado  Johannes Kaiser, quien fue electo como candidato del Partido Republicano que lidera el candidato presidencial de la ultraderecha José Antonio Kast. La jefa comunal manifestó que le parece “tremendamente doloroso escuchar declaraciones que muestran un odio hacia las mujeres, y que reafirman una cultura de la violación, que es tremendamente grave, porque aquí hay una estructura de sociedad patriarcal, hemos dicho las mujeres, las feministas, que lo que hace es profundizar una lógica de violencia contra las mujeres, de acoso permanente, e incluso que tiene a la violación como un aspecto restaurador de este orden de dominio contra las mujeres y las diversidades sexuales”.

En esa línea, la alcaldesa realizó un llamado “a las personas que confían en la democracia y a quienes queremos vivir dignamente y confiamos en que hombres y mujeres podamos desarrollarnos planamente, a que no dejemos pasar estos discursos de odio y a que no naturalicemos la violencia de género”.