Minutos después de conocerse la aceptación del asilo por parte del Gobierno francés, que encabeza Emmanuel Macron al ex frentista Ricardo Palma Salamanca, su hermana Marcela señaló a PAGINA 19 que la resolución “ha sido producto de un trabajo de ya prácticamente un año”, añadiendo que como familia “estamos profundamente alegres, muy emocionados y queremos señalar que la generosidad que ha mostrado el país Galo para con mi hermano y su familia es tremenda; por ello, llevaremos a Francia siempre en el corazón”.

La noticia se conoció este viernes 2 de noviembre cuando la Oficina Francesa de Protección a los Refugiados y Apátridras (Ofpra) anunció la concesión del asilo político a Ricardo Palma Salamanca y a su familia. Palma, ex integrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), es acusado en Chile de ser el autor material del asesinato al senador de la UDI, Jaime Guzmán en abril de 1991.

Estaba prófugo desde 1996, cuando escapó de la Cárcel de Alta Seguridad en un helicóptero junto a otros tres frentistas. Había sido detenido junto a su pareja, Silvia Brzovic, y Chile esperaba que Francia le concediera la extradición para seguir cumpliendo su condena. Según se informó, el estatus de refugiado político no detendría el juicio de extradición, aunque lo más lógico sería que incida en que Palma Salamanca no fuera enviado a Chile.

Su hermana Marcela relató que “durante este año 2018 fueron muchas las personas, tanto en Francia como en Chile, que prestaron todo su apoyo y firmaron por el derecho al asilo de Ricardo y su familia”. Asimismo, destacó la carta -entregada al gobierno francés- que fue firmada  por Alain Touraine, Costa Grava, y otros grandes intelectuales del mundo en favor del asilo del Ricardo y su familia. También relevó el que en Chile, “una gran cantidad de intelectuales, artistas y políticos progresistas firmaron a favor del asilo”. Marcela Palma quiso destacar y agradecer la actitud de Pamela Jiles y Marisela Santibáñez “quienes, desde un primer minuto, estuvieron presentes con su firma y solidaridad”.

Marcela, también, quiso referirse “por sobre todas las cosas, a las  miles de personas anónimas, tanto en Francia como en Chile, que entregaron su respaldo solidario, permanente, cotidiano y generoso y que estuvieron siempre presentes”.

Concluyó señalando que “son esos hombres  y mujeres, jóvenes y niños que entienden que vivimos un tiempo muy duro y que sienten que Ricardo es parte de ese tiempo”.

Cabe recordar que en su primera declaración pública desde que se conociera el paradero Palma y su esposa en la localidad de San Miguel de Allende, México, tras 21 años de clandestinidad, el ex frentista señaló: “No tenemos otra decisión que no sea la de seguir vivos y libres, y alejarnos de un Estado que con odio nos continúa persiguiendo sin fin”.

El “Comité Pro Asilo en Francia para la Familia Palma Brzovic” estuvo a cargo de ayudar a la pareja y sus dos hijos desde Chile. Sus cercanos aseguraron que ambos se encontraban desempleados, dado que permanecían indocumentados desde su arribo, en junio de 2017. El comité realizó actividades para juntar fondos orientados a pagar los 60 mil euros que costaría la defensa judicial en Europa, a cargo de Jean-Pierre Mignard.