A un año de su desaparición, la Coordinadora Feminista Atacama, que agrupa a diversas colectivas de la región, realizó un homenaje a Catalina Álvarez Godoy, la joven copiapina de 16 años que la madrugada del 23 de junio de 2019 fue raptada por Hugo Pastén Espinoza, tras abordar elcolectivo que él conducía.

Pastén cumple prisión preventiva en la cárcel de Huachalalume en La Serena, imputado por la desaparición de Catalina y por los homicidios de Sussy Montalván y Marina Cabrera, a quienes también se homenajeó en la ceremonia que se llevó a cabo de manera virtual por el contexto de crisis sanitaria. “Ver morir a tres mujeres nuestras durante un año fue muy fuerte”, señaló la vocera de la Coordinadora, Lilian Vilches, al iniciar el encuentro.

La agrupación feminista recordó que la formalización de Pastén fue el 12 de julio, cuando se concedieron seis meses de investigación. En el mes de enero de 2020 el tribunal otorgó una primera prórroga y la Fiscalía de Atacamaanunció la posibilidad de solicitar una nueva ampliación del plazo de investigación para poder concretar acciones de búsqueda y otras diligencias. Los tres crímenes forman parte de una sola investigación.

Tras su detención, el hombre de 42 años se declaró culpable de los asesinatos de las tres mujeres ocurridos en 2019. Afirmó que la noche del 22 de junio secuestró a Catalina cuando la recogió en su colectivo y que en el trayecto ella se lanzó del vehículo en movimiento, caída que, según él, le causó la muerte, pero dijo no saber dónde se encuentra el cuerpo de la joven y se ha negado a colaborar con la investigación.

El femicida confesó además, que en el mes de enero asesinó a la activista trans, Sussy Montalván, en su hogar, para luego incendiar el inmueble, y que en febrero secuestró, violó y asesinó a Marina Cabrera, de 24 años, y luego la quemó para ocultar su cuerpo, el que fue encontrado por una geóloga al interior de un pique minero.

Negligencias del Estado

La Coordinadora Feminista Atacama, que congrega a organizaciones como las colectivas 8 de Marzo y Teresa Flores, Poderosas, Igualatacama y Revolución Pretil, destacó que Hugo Pastén ya había sido condenado a 24 años de prisión por los robos con secuestro y violación de dos mujeres el año 2005 en Copiapó, pero salió en libertad luego de obtener una reducción en su pena por buena conducta.

“La muerte de nuestras tres compañeras marcan un antes y un después como feministas de Atacama. Cuando se producen las desapariciones y feminicidios muchas sentimos miedo pero lo transformamos en fuerza, por eso desde esa fecha crecieron las asociaciones, agrupaciones y asambleas feministas en la región, lo que refleja que las mujeres estamos más empoderadas y alertas a que la justicia cumpla,a que no le vuelvan a dar beneficios a depredadores sexuales ni a femicidas”, dijo Lilian Vilches a Página 19.

Ana María Aguirre, de la Red de Mujeres por la Igualdad e Inclusión, Igualatacama, en tanto, acusó negligencia del Estado de Chile y sus instituciones. “Se permiten dejar en libertad a un psicópata. Cuando él comete el femicidio de Sussy, la PDI encuentra pruebas genéticas y no lo detienen, las muertes de Marina y Catalina se pudieron evitar, no obstante luego hacen una detención muy mediática, hasta con canales de TV. Acá, hay un hombre que nunca debió estar libre y un Estado que es culpable”, subrayó.

Para las feministas, a este hecho se suma que Pastén fue formalizado por hurto e incendio, sustracción de una menor de 18 años y por homicidio, no por el delito de femicidio. “En Chile necesitamos una ley integral contra la violencia y una verdadera ley de femicidio”, indicaron.

Sobre Sussy Montalván, enfatizaron que vivió discriminación toda su vida y criticaron que “el Estado, las autoridades y las policías manejaron su muerte de forma discriminatoria porque nunca la nombraron por su nombre social, así, hasta su muerte fue un acto de discriminación, no es posible que se siga discriminando a las disidencias”.

A juicio de Aguirre, otra muestra de inoperancia del Estado dice relación con el acceso diferenciado a la justicia.“Sabemos que si hubiese sido la hija de una autoridad o deun pudiente no se hubiera esperado y se habría puesto todo el contingente a buscar a las compañeras, pero las personas humildes tienen un acceso desigual a la justicia”, expresó.

Lilian Vilches agregó que “no puede ser que a un año de la desaparición de una menor de edad todavía no se sepa nada, porque existen muchas Catalinas a nivel nacional, latinoamericano y en el mundo entero, por eso nos preguntamos cómo es posible que en el año 2020 sigan desapareciendo mujeres y niñas y no sean encontradas, sigamos siendo asesinadas, violadas, la justicia le de libertad a los criminales y las penas para los culpables sean tan bajas”.

Justicia para Catalina

La noche del 23 de junio, la familia de Catalina Álvarez realizó en el frontis de su hogar una velatón en memoria de la joven, a quien han buscado intensamente junto a amistades, vecinas y vecinos en medio del desierto.

Por parte de la Fiscalía, el fiscal jefe de Copiapó y quien dirige la investigación, Christian González Carriel, informó que las tareas de búsqueda se concretan con el apoyo voluntario de Bomberos, rescatistas de Copiapó y Caldera, empresas mineras y profesionales de Sernageomin, y que la actual situación sanitaria ha impedido reunirlos “al existir instrucciones superiores, ajenas a la Fiscalía, de mantener resguardos y evitar acciones de riesgo sanitario a partir del contacto social estrecho”.

En el acto, participaron dos representantes de la Coordinadora Feminista. “Por cuidado no asistimos más, pero acompañamos a la familia y le transmitimos que el principal desafío es encontrar a Catalina y que vamos a continuar exigiendo de forma permanente justicia para ella,para Marina y para Sussy, porque Hugo Pastén cada cierto tiempo solicita beneficios y sabemos que la justicia en cualquier momento puede dictaminar algo, ahora estaba pidiendo traslado”, declaró la vocera de la Coordinadora Feminista Atacama, refiriéndose a que el Juzgado de Garantía rechazó este lunes la solicitud de la defensa de Pastén, de autorizar su traslado desde La Serena hasta la cárcel de Copiapó.

De igual forma, Ana María Aguirre apeló a la falta de sensibilidad de la comunidad, “porque desde el día uno debimos estar todas en la calle buscándola y eso no ocurrió, entonces a aprender la lección, si tocan a una nos tocan a todas”, resaltó.

Lilian Vilches anunció que continuarán con una campaña permanente para exigir justicia. “Queremos que en Catalina, Marina y en Sussy se refleje nuestra rabia como feministas por el incumplimiento del Estado de los convenios internacionales que ha firmado en materia de discriminación y violencia contra las mujeres, porque deberían asegurarnos calidad de vida, pero vemos que ahora en pandemia se ha precarizado todavía más la vida de las mujeres y en casos como el de las mujeres de Atacama no hay justicia y Hugo Pastén sigue sin tener un juicio y una condena”, sentenció.

Lorena Herrera, presidenta de la organización Libertad TransAtacama, añadió que “A un año de la muerte de Sussy no sabemos nada nuevo, por eso debemos seguir luchando y exigiendo justicia por la compañera”.

Al homenaje a Catalina se sumaron mujeres artistas que compartieron sus intervenciones en memoria de la joven en redes sociales, donde se masificaron los mensajes en conmemoración de los 12 meses de su desaparición.