Cuando se anunció la comparecencia del Presidente Piñera por enésima vez en una suerte de cadena de radio y televisión, muchos imaginaron que se referiría al verdadero escándalo que provocó en la opinión pública -salvo en Chile Vamos- su quiebre del protocolo para funerales de personas con Covid-19 cuando se realizaron las exequias de su tío, el obispo Bernardino Piñera, lamentablemente fallecido por la pandemia, según reza su certificado de defunción.

No fue así. Sin permitir preguntas de la prensa convocada, se refirió única y exclusivamente a las mociones parlamentarias aprobadas en el Congreso y que el Ejecutivo considera inconstitucionales. Se trata del proyecto -ya aprobado y sólo falta su promulgación- que prohíbe el corte de servicios básicos y la extensión del postnatal de emergencia que se debe dirimir en Comisión Mixta. Lo curioso es que insistió varias veces en la tesis que “nadie está por encima de la ley”, justamente lo que se le critica por su actitud en el funeral del tío obispo.

El Presidente dijo que “muchas mociones de parlamentarios, pudiendo estar inspiradas” son inconstitucionales, y los congresistas insisten en ellas “como si el fin justificase los medios”. Anunció la formación de una comisión ad hoc para zanjar la controversia por las prioridades legislativas. “En los próximos días convocaré a un grupo de exparlamentarios, académicos y expertos para proponer perfeccionamientos a los criterios y procedimientos con que el Congreso determina la admisibilidad o inadmisibilidad de las mociones y proyectos de ley, de forma de evitar que progresen mociones que no respetan la Constitución”.

La oposición reacciona

Otro escándalo ad portas, que en la oposición califican como otro intento de cambiar la agenda y desviar la atención del fracaso de su estrategia para detener los contagios.

El presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, señaló que las declaraciones de Piñera revisten la máxima gravedad porque pasan a llevar el marco institucional vigente, más aun cuando la propia Constitución le entrega al Presidente de la República herramientas en caso de que considere que un proyecto de ley es inadmisible o inconstitucional”. El Presidente -agregó- entrega esta propuesta para eludir su propia responsabilidad y evitar los costos políticos de sus decisiones, porque todos sabemos que está comprometido con las grandes empresas y no con las familias que lo están pasando mal”. Y agregó: “¿Por qué, entonces, el Presidente Piñera no utiliza los mecanismos que la propia Constitución le entrega y decide formar una comisión al margen de la institucionalidad vigente?”.

La bancada de diputados socialistas, a cargo del diputado Luis Rocafull emitió de inmediato una declaración  manifestando que “Queremos ser enfáticos en señalar que todos los proyectos tramitados, han cumplido con el procedimiento para la tramitación de la ley que regula el reglamento, la ley orgánica y la Constitución. Si el Presidente cree que no se está cumpliendo la legalidad vigente, debe recurrir al Tribunal Constitucional, amparado en el artículo 93, número 3 de la Constitución de la República”, afirmó Rocafull.

¿Por qué el Presidente no recurre al Tribunal Constitucional y ejerce sus atribuciones? ¿Por qué en vez de cumplir con su pega inventa comisiones ad hoc que son absolutamente inútiles, cuando las normas están claras. Velar por la constitucionalidad de las iniciativas que se tramitan en el congreso está en manos del Congreso y del Presidente de la República, agregó el parlamentario socialista.

El presidente del PPD, Heraldo Muñoz, calificó el anuncio presidencial de crear un comité de expertos que analizará el actuar del Congreso Nacional, de “inoportuno”. “No creo que sea necesario conformar un comité de expertos para analizar si los actos o las leyes que elabora el Congreso se ajustan o no a la Constitución. El propio Presidente de la República, tiene la facultad, ya sea de ir al Tribunal Constitucional (TC) o de vetar una ley si él opina que no se ajusta a la Constitución”,

El ex canciller aprovechó de mandarle un mensaje a Sebastián Piñera, luego de conocerse un video del funeral de su tío, el ex arzobispo Bernardino Piñera, donde no se respetaron las normas impuestas para este tipo de servicios fúnebres. “El Presidente de la República debiera predicar con el ejemplo y no saltarse leyes o normas sanitarias cuando a él le conviene”, comentó.

Desde el Partido Radical (PR), su presidente, Carlos Maldonado, aseguró que “el Presidente falta el respeto al Parlamento al convocar a un grupo externo para hablar sobre las facultades del Congreso. Esa discusión es para el órgano constituyente. ¿Que le parecería que el Congreso convoque un grupo de expertos para analizar  como está ejerciendo sus facultades el Ejecutivo?”.

La senadora Yasna Provoste por su parte, afirmó que la declaración del Mandatario, lo que hace es “invadir las atribuciones del Congreso Nacional”. Agregó que hay una larga historia donde aparece la derecha jugándose por tener primero senadores designados, defender el binominal, el Tribunal Constitucional “todas formas de subvención a una derecha temerosa  de la democracia”. Afirma que lo que busca hoy el Presidente Piñera es gobernar sin  oposición, invadir las facultades de otro poder el Estrado como es el Parlamento, para esconder la mediocridad de su gobierno, o simplemente para cambiar el eje de la discusión”