Paula Mendoza es una ñuñoína de corazón, a quien vemos a menudo cruzando plazas, asistiendo a ferias libres y artesanales, reuniones con los vecinos en distintos lugares de la comuna, con su sonrisa a flor de labios y su palabra alentadora.

“Aprendí a andar y crecí en una casa en Simón Bolívar con Pedro de Valdivia y mis padres me regaloneaban con los exquisito mazapanes del “Mozart”, recuerda y confiesa, que aún le gustan.

Su vocación por el bienestar de los ñuñoínos se manifiesta y crece desde hace ocho años, cuando fue electa concejala y desde entonces no ha parado más. Siempre pendiente de los problemas de la comuna, dispuesta a informar de cualquier duda que tengamos acerca de la gestión municipal, de los aspectos positivos y también de los bemoles, sobre todo del plan regulador que, entre otras cosas, pone límite a la altura de los edificios para evitar el deterioro de la calidad de vida.

Últimamente se dedicó de lleno a apoyar la concreción de la nueva sede para la salud pública en la comuna, el Centro de Salud que hoy ya está funcionando en un flamante edificio en Av. Grecia con Los Jardines.

Hace unos años, organizó para todos los interesados una charla informativa con los ingenieros y constructores de la nueva Línea 3 del metro, el de los ñuñoínos, cuando todavía no se picaba el suelo bajo el cual se deslizaría el transporte subterráneo, que hoy traslada a miles de personas desde sus casas al trabajo y del trabajo al descanso hogareño.

Estudios y  perfeccionamiento

Paula, 47, estudió en el Instituto Nacional Femenino “Carmela Silva Donoso” donde terminó su enseñanza secundaria que culminó con un certificado de Bachiller en Ciencias Sociales y Humanidades. Con él  llegó a la Universidad de Chile para estudiar Antropología, la ciencia que se ocupa del hombre y la mujer y su entorno físico, social y cultural desde los comienzos de la humanidad. De ahí su dedicación a cada ñuñoí[email protected] y su hábitat.

No se conformó con el título universitario y se perfeccionó con un postítulo en Derechos Sociales, Económicos y Culturales. Ha trabajado en investigación, consultorías, gestión y emprendimientos tanto en algunos organismos de la ONU como en el servicio público y la empresa privada, lo que le ha dado una amplia visión del mundo laboral.

Separada desde hace poco, su vida la concentra hoy en su concejalía y en su hijo Felipe, 22 años, que luego de egresar del Liceo Manuel de Salas, establecimiento de la comuna dependiente de la Universidad de Chile, estudia Psicología en la Universidad Andrés Bello.

Gestión Comunal

Fue reelecta concejala en 2016, cargo que ejerce hasta el día de hoy y durante estos años se ha dedicado a la fiscalización del quehacer municipal, a presentar y defender en las sesiones las demandas de sus conciudadanos, y a informarlos de todo lo que pueda mejorar su vida en la comuna, para representarlos mejor.

En sus escasos tiempos de ocio, lee a Gioconda Belli, Angeles Mastreta y Julia Navarro, así como a los clásicos Mario Benedetti, García Márquez, Eduardo Galiano. Paula toca guitarra, siendo Violeta Parra su autora favorita, y en la música popular, Mon Laferte, la reciente ganadora del Grammy Latino. Ve algunos programas periodísticos en la televisión como “Mentiras verdaderas”, y se entretiene a morir con la serie “Gambito de Dama” que está terminando de ver.

Respecto de las tareas que le esperan por delante, como futura alcaldesa, enumera:

  • Hay necesidades importantes desatendidas e invisibilizadas. Sectores a los que el municipio no llega en forma oportuna y permanente. Hay barrios con hacinamiento, droga y educación deteriorada.

“Debemos implementar planes laborales, de educación especial para jóvenes y adultos, apoyo económico a las jefas de hogar y soluciones habitacionales en coordinación entre el Estado y  privados.

Y no se olvida de los mayores y de los estudiantes:

  • Nos preocupa la cantidad creciente de adultos mayores, apremiados por sus escasas pensiones, tanto como por una educación de calidad para nuestros hijos e hijas.Todos los colegios y liceos municipales deben ser establecimientos de excelencia académica abriendo el apoyo a otros tipos de talentos.

Tampoco olvida los parques y las calles, tan importantes después de tanto confinamiento:

  • Se necesita espacios al aire libre seguros en todos los barrios, y una nueva forma de circulación vial, que privilegie a peatones y ciclistas, con altos estándares de seguridad.
  • Y finalmente, se compromete con sus electores: “El sello de nuestra Alcaldía será la transparencia y rendición de cuentas permanente.. La gestión debe ser revisada por la ciudadanía. Vecinos y vecinas son los mandantes y a ustedes me deberé”.