Acusan a Maribel Carrasco, presidenta de la organización, de cerrar la cuenta y apropiarse de los dineros de las cuotas y beneficios. Los denunciantes alegan que la dirigenta cuenta con el respaldo de distintos políticos, especialmente Raúl Escárate (UDI), director del Serviu, y María José Gatica (RN), exgobernadora de Valdivia.

La necesidad de vivienda en Valdivia, una de las ciudades donde las propiedades son más caras, lleva a muchas familias a organizarse mediante Comités de Vivienda, buscando cumplir el sueño de la casa propia. No obstante, algunos se han aprovechado de esta situación engañando a la gente. El caso más bullado ha sido el de Alejandro Caniulaf, que formó 11 falsos Comités, y está siendo procesado por la justicia. Un caso similar están denunciando 17 familias valdivianas del Comité Newen Küpal (fuerza de familia en mapudungun), por parte de su presidenta, Maribel Carrasco.

En efecto, esta entidad se formó en 2017 después que Carrasco se retiró de otro Comité, donde fue acusada de malversación de fondos. “Ella (Maribel) era la tesorera y no le cuadraban las boletas, se hizo la revisión y la presidenta de la organización le exigió una respuesta. Maribel trataba de evadir la cuestión mediante sus problemas de salud. Al final se salió y nosotras caímos en su engaño, y la seguimos,” cuenta Tamara Alvarez, una de las denunciantes.

Con la veintena de personas que se retiraron formó el Comité Newen Küpal. Al tiempo vieron que las irregularidades en el manejo de dineros se seguían repitiendo. “Nosotros habíamos creado una cuenta bipersonal en Coopeuch, por lo que se necesitaba nuestras dos firmas para retirar dinero, pero después me enteré que no fue así, y la misma gente de Coopeuch decía que ella sacaba plata sola,” señala Tamara, que oficiaba de tesorera de la nueva organización.

Tras consultar el caso Tamara siguió el consejo de retirarse y dar a conocer la situación. “Maribel (Carrasco) se enojó, quería que todo quedará entre la directiva, a lo que me negué. Tras eso, en junio del año pasado, ella fue sola al banco y sacó toda la plata de la cuenta. En total fueron más de 730 mil pesos que ella pidió prestados al Comité y nunca se devolvieron”, relata.

Sin embargo, las apropiaciones de Carrasco conllevan una suma mucho mayor. “Ella ha robado mucha plata: se quedaba con las cuotas de entrada al Comité, subía los precios a algunas compras. Cuando hicimos un Bingo, calculamos como 1,8 millones de ganancia y ella dijo que se obtuvieron 600 mil pesos. Todos quedamos mirándonos,” añade Karina Norambuena, una de las ex socias del Comité.

Respaldos políticos

Para las denunciantes, las personas que siguen en NewenKüpal lo hacen intimidadas por la agresividad de su presidenta, manipuladas o por el temor a no concretar el sueño de la casa propia. De hecho, una de las ex socias que la denunció por las redes sociales ha recibido amenazas por parte del hijo de Carrasco.

Para convencer a sus socias que el objetivo de la casa propia estaba cerca, Maribel invitaba a distintas autoridades a su domicilio, como el director del Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu), Raúl Escárate (UDI), el diputado Marcos Ilabaca (PS), la entonces gobernadora María José Gatica (RN), el alcalde Omar Sabat (independiente filo UDI), el Consejero Regional Elías Sabat (RN), y los concejales Marcos Santana (PRI) y Felipe Riffo (independiente ex RN). “Después de la comida nos decía: “nos fue excelentemente bien: tenemos terreno”, pero más tarde explicaba que los espacios no eran aptos por un sinfín de cosas. Una excusa recurrente era que la gente que se había ido era la que hacía problemas para que nos negarán el terreno,” comentó Tamara Alvarez.

Aunque le plantearon la situación a la exgobernadora Gatica, ven que ella la sigue apoyando. “Le dijimos personalmente la situación, y me ofreció su abogado, pero vi que la estaba apoyando en todo, incluso que la Maribel participaba de sus celebraciones personales. Por eso, vi que no tenía sentido pedirle algo”, expresó Tamara.

Actitud similar tomó el director de Serviu. “Ella decía que el director de Serviu (Raúl Escárate, UDI) era íntimo amigo suyo. Nosotros hablamos con él y nos dijo que habían llegado muchos reclamos, pero no podían hacer nada. Pero cuando salió el caso de Alejandro Caniulaf él estaba en primera plana, denunciando,” comentó Karina Norambuena.

El único político local que se enfrentó a Carrasco fue el Core Marcos Cortez (PPD). En octubre del año pasado la dirigenta lo denunció por calumnias y amenazas mediante una carta, que llevaba la firma falsificada de la secretaria del Comité, Deisy Labbé. “Obviamente, no validé eso. Ahí comenzaron las amenazas en mi contra: por Facebook, Messenger, WhatsApp; tanto que cambié mi número telefónico”, comentó Labbé. Marcos Cortez interpuso una querella por injurias en su contra, que le resultó favorable, por lo que Carrasco tuvo que retractarse de sus acusaciones.

Este grupo de familias esperan que las autoridades tomen cartas en el asunto. “Queremos que nos escuchen, que otras personas no pasen lo mismo que vivimos nosotros, que perdimos nuestra plata. Ella ilusiona a gente humilde con la vivienda, pero al final se burla de ellos,” expresó Karina Norambuena.

Por el momento, Maribel Carrasco tiene una demanda por estafa de una ex socia, esperando una probable demanda colectiva de las familias que vieron truncados su sueño de la casa propia.