Su carrera cómo dirigente político se inició cuando tenía 16 años, momento en el que militó en la clandestinidad en la Juventud Socialista de Chile para luchar contra la dictadura. Hoy en su rol como alcalde de San Bernardo, Leo Cádiz también enfrenta difíciles desafíos como afrontar los altos niveles de cesantía, pobreza y hacinamiento de la comuna de la zona sur de la Región Metropolitana.

Este año debido a la renuncia de la ex Alcaldesa Nora Cuevas y su enroque con Jaime Bellolio, quien de ser diputado pasó a ser vocero de gobierno, Leonel Cádiz fue elegido alcalde por el Concejo Municipal de San Bernardo.

Página 19 conversó con el alcalde Cádiz sobre el próximo proceso constituyente y el territorio.

-¿Por qué considera que es importante cambiar la Constitución del 80?

Hemos sentido este interés de cambiar la Constitución a través de décadas, las personas, las familias y la sociedad han querido salir de este daño. Sin embargo, se ha postergado debido a su dificultad porque no es tan simple. Hoy tenemos una oportunidad que se ganó a través de una significativa lucha y la interpelación de jóvenes y de varias generaciones que vimos salir a las calles a partir de las movilizaciones que iniciaron el 18 de octubre del año pasado.

Me sumo a este sentimiento social que tuvo la capacidad de interpelar al país exigiendo el cambio de un contrato social, reproduciendo la Constitución desde su nacimiento.

-¿Por qué consideraría que una Convención Constitucional sería el mejor camino para una Nueva Constitución?

En este sentido nos quedamos con gusto a poco porque queríamos construir una gran Constituyente. No obstante, yo voy por la Convención Constitucional en la que todos los actores de oposición debemos avanzar en temas como la protección al medioambiente, el tipo de extracción de nuestros recursos naturales y en una pedagogía política. Lamentablemente los acontecimientos de la pandemia han puesto el tema de la educación política en segundo plano, tarea que es necesario realizar y para ello aún tenemos tiempo y vamos a lograrla de todas maneras. Nuestro espíritu libertario le va a hacer bien a Chile, vamos a realizar lo necesario para cambiar el país.

-¿Cuáles son los cambios que obtendríamos de una Constitución redactada en Democracia?

Los cambios que buscamos son largos de definir. Por ejemplo, debemos recuperar la educación pública y la salud. Necesitamos cambios profundos en materias medioambientales, hay que cambiar la forma de cómo entendemos la extracción de nuestros recursos naturales, si no lo hacemos, entonces no vamos a cambiar el actual modelo de desarrollo extractivista y exportador.

-Pensando en el territorio ¿Qué aspectos de su comuna mejorarían con una nueva Constitución?

Me llama la atención que la ciudad no sea un tema que esté en la primera plana de la agenda política. Las fuerzas políticas defienden temas que son muy importantes pero se olvidan de la ciudad, lugar que es el medio humano por excelencia, pero no es tema.

En San Bernardo estamos muy por encima del promedio en desempleo, hacinamiento, situaciones estructurales; aquí salimos de la cuarentena por la pandemia del coronavirus y algunas y algunos sanbernardinos salieron a vender a las calles. Hay grandes problemas que podrían cambiar respecto a la calidad de vida de la gente, tenemos una deuda con los comerciantes de las ferias libres, con el manejo ambiental, entre otras cosas. Hay un gran desafío que como centro-izquierda debemos abordar en los territorios.